martes, 27 de enero de 2015

La clave para estar guapa

Muchas personas relacionan el "estar guapa" o "verse bien" con estar enamorada. ¿Alguna vez lo has escuchado? Mi madre siempre que me veía más guapa de lo normal (y con esto no quiero echarme flores ni mucho menos) me preguntaba si estaba enamorada. Mi respuesta era simple: "No, mamá. Simplemente estoy feliz".

Lógicamente, decir que si estás más guapa es porque estás enamorado no es algo que se pueda probar científicamente. Pero lo que sí que está demostrado científicamente es que la piel es reflejo de tu bienestar interior y, por lo tanto, si al estar enamorada estás feliz (que es lo lógico), esa felicidad se nota por fuera, lo que hace que te veas (y te vean) más guapa.

Pero ésto no es sólo con la felicidad, sino con todas las alegrías y angustias que sufrimos día a día. Es por eso que decimos que la piel es el reflejo de nuestras emociones y estados de ánimo. Por ejemplo, cuando te dan una mala noticia te quedas pálida, cuando tienes vergüenza te ruborizas o cuando escuchas a alguien que canta muy "bonito" (o que  su voz tiene mucho color como dice Malú) se te pone la piel de gallina.

Y te preguntarás: ¿por qué esto es así? La piel refleja las emociones porque sus células son moduladas y controladas por el sistema nervioso cutáneo. Y es que entre la piel y el cerebro existe una relación muy estrecha debido a que están unidos por millones de conexiones nerviosas.

Muchas de las enfermedades de la piel son causadas por la alteración del sistema nervioso. Cuando somos felices, segregamos endorfinas que estimulan la actividad de las células. Sin embargo, el estrés nos genera cortisol y adrenalina que hace que aumente la sensibilidad de la piel.

Es en este momento cuando entra en juego la cosmética. Y es que una buena crema puede ayudar al bienestar. Y esto no lo digo yo. Está comprobado científicamente que una sensación placentera (en este caso de una crema u otros cosméticos en general) también tiene efectos directos sobre la salud de la piel y, por tanto, sobre su aspecto.

Pero no sólo contribuyen a ello las cremas y otros cosméticos: una ducha de agua caliente o un masaje suave también facilitan el bienestar y la belleza. Así que, ¿por qué no le pedís un masaje a vuestra pareja? Seguro que explicándole todo este te entenderá (o no) y habrán dos opciones: que te lo haga porque es un buen chico y quiere que mejore tu bienestar interior y estás más guapa (no lo dejes escapar, por favor); o bien, que te lo haga para que te calles y no le sueltes todo el rollo de las células. No tienes nada que perder.

Y por último, para aquellas que no tienen pareja, simplemente sé feliz. Porque no hay ninguna otra clave para estar guapa. Ni maquillajes ni tratamientos para que no se te vean las imperfecciones. La clave para estar guapa es ser feliz.



1 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Facebook Favorites More